Portada

ESTE BLOG SE DEDICA A COMPARTIR OPINIONES Y RECOMENDACIONES ESPECIALMENTE SOBRE LITERATURA ROMÁNTICA, HISTÓRICA Y ACTUAL. EN NINGÚN CASO, EL CONTENIDO DE ESTE ESPACIO TIENE COMO FINALIDAD EL ÁNIMO DE LUCRO. LEE, DISFRUTA Y OPINA!
Mail de contacto: vomitandomariposasmuertas@gmail.com

Agradecer al gran compositor IVAN TORRENT, que me haya permitido compartir su maravillosa música en este espacio con todos vosotr@s. Gracias infinitas.


''La gente que conoce y ama los mismos libros que tú, tiene un mapa directo a tu alma.''

martes, 18 de agosto de 2015

El dueño de mis sueños - Delora L. Pereñíguez


Recuerdo las palabras: «Para Siempre». Pero no a quien se las dije.
Mi vida no era nada sencilla. Llevo una vida sin recuerdos, pocos se retornan en mi mente desde aquel fatídico accidente cuando tenía veinte años. Y todo hombre se acercaba a mí con un propósito: utilizarme. Y ya estaba harta de ellos y de no poder encontrarme a mí misma. Todo tenía un límite. Por ser la hija rica del famoso diseñador de moda Peter Knightley, a ningún hombre le daba derecho de utilizarme. Y empecé a sentir que en mi pecho no latía un corazón para amar. Los sueños de un chico de rostro borroso (al que a veces llamo Thief) se hacían más presentes, y mi vida se volvía más desdichada y vacía sin un pasado claro. Hasta que llegó Darién. El roce de sus manos sobre mi cuerpo hizo desencadenar todo lo que parecía dormido, pero había algo más dormido aparte de mi corazón, algo que me aterraba descubrir. Nos conocimos en una extraña circunstancia pero su mirada me atrapó en una espiral de deseos dormidos, él era tan atractivo y seductor además de todo un caballero. Él era diferente. Y el halo de misterio que lo envolvía me hacía pensar que guardaba sus propios secretos, y para qué engañarme, su trabajo como gigoló no era ningún inconveniente para acercarme a él. Y entonces cometí una locura, le propuse algo que tenía que ver con Éire; Irlanda. Una tierra plagada de leyendas, misterios del mundo celta, secretos perdidos, imponentes castillos y paisajes salvajes donde encontrabas infinitos matices verdes. No sé qué me llevó a hacerlo. ¿Mi corazón? ¿Mi instinto? No lo sabía. Los sueños persistían y el anhelo de mi alma me pedía cada vez más que buscara al chico borroso de mis sueños, presentía que era real, pero no podía deshacer todo lo que me hacía sentir Darién. Me sentía atrapada entre dos sentimientos. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opina, comenta, comparte!

Comenta

Comenta!

Comenta!