Portada

ESTE BLOG SE DEDICA A COMPARTIR OPINIONES Y RECOMENDACIONES ESPECIALMENTE SOBRE LITERATURA ROMÁNTICA, HISTÓRICA Y ACTUAL. EN NINGÚN CASO, EL CONTENIDO DE ESTE ESPACIO TIENE COMO FINALIDAD EL ÁNIMO DE LUCRO. LEE, DISFRUTA Y OPINA!
Mail de contacto: vomitandomariposasmuertas@gmail.com

Agradecer al gran compositor IVAN TORRENT, que me haya permitido compartir su maravillosa música en este espacio con todos vosotr@s. Gracias infinitas.


''La gente que conoce y ama los mismos libros que tú, tiene un mapa directo a tu alma.''

martes, 16 de junio de 2015

Los atardeceres de Julia - Celia Velasco-Saorí

http://celiavelascosaori.com/wp-content/uploads/2013/04/portada-atardeceres-3-2.jpg
Una vida marcada por la infidelidad, el sexo, el amor y la tragedia. Una novela romántica, pero  cruda y    emotiva, donde se vivirán momentos de sexo explícito, sin tabúes. ¿Cuántas mujeres se verán retratadas en esta novela? Muchas, sin duda. ¿Y cuántos hombres descubrirán los sentimientos más íntimos de una mujer? Todos, tal vez. Aunque cambien las circunstancias sociales, o vivan en otros lugares, el relato presenta unas coordenadas existenciales claras y fácilmente extrapolables: matrimonio al que se llega casi por inercia y en el que no existe pasión. Vida sosegada, hijos estupendos, tranquilidad económica… Pero todos son logros y éxitos que no pueden ocultar el sinsentido de una vida que va transcurriendo vacía, hasta que Julia, en su madurez, tropieza con el amor verdadero, que es cuando, justamente, más se puede saborear y valorar en toda su dimensión. Porque hasta que no se tiene una edad con bastante recorrido, el alma y la piel no están preparadas para manifestar la profundidad de algunas emociones y pasiones. Eso es lo que le sucede a la protagonista de esta historia: sencillamente, descubre el placer de sentirse viva, amar y ser amada cuando llega a esa época de su vida. A lo largo de esta novela se van sucediendo diversas tragedias que tienen que ver entre sí, y que encogerán el alma del lector. Porque no olvidemos que, en los cuentos literariamente decentes, no siempre se puede acabar “siendo felices y comiendo perdices”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opina, comenta, comparte!

Comenta

Comenta!

Comenta!